Pasar al contenido principal

El encanto y la autenticidad de los pequeños puertos de La Rochelle

Port du Plomb à l'Houmeau
Les Conteurs
favorite_border

En la hondonada de la costa, a unos pocos kilómetros del Puerto Viejo de La Rochelle y del puerto des Minimes, tres pequeños y relajantes puertos conducen a los caminantes a un viaje entre la historia y la tradición. Accesibles por carretera o por el camino costero, son otras de las numerosas encantadoras paradas para escapar y recargar durante un paseo a pie o en bicicleta.

En el Puerto du Loiron en Angoulins, el encanto de las cabañas

Emergiendo de su pequeña cala protegida, el puerto du Loiron emana una atmósfera pintoresca ligada a sus cabañas que dan testimonio de la antigua actividad del cultivo de ostras. En estos refugios construidos manualmente, las mujeres de antaño separaban y clasificaban las ostras. Desde entonces, han sido mantenidos por los amantes del lugar. Allí guardan sus aparejos de pesca, sillas y mesas plegables listas para recibir a vecinos y amigos para un pícnic o atiborrarse de mejillones. Esto le da al lugar una atmósfera amigable, hay un estilo de vida que se siente cuando paseas por la zona.

Port du Loiron Angoulins
© Les Conteurs

 

El Puerto du Plomb, entre l'Houmeau y Nieul-sur-Mer, toda una historia

Se dice que es el puerto más antiguo de Aunis. Es aquí donde el Go, un pequeño río costero de la costa atlántica, se une al océano. El Go atraviesa el municipio de Nieul-sur-Mer, su pueblo de Lauzières con sus fachadas blancas y rosadas de acebo y sus pequeñas callejuelas hasta llegar al mar, al final de un canal que hace de frontera entre Nieul-sur-Mer y L'Houmeau.

Mucho antes que La Rochelle erigiera sus famosas torres, el puerto du Plomb era el hogar de los barcos que transportaban trigo y vino desde el interior ya en el siglo X. En ese entonces era un puerto pesquero, luego un puerto ostrero y hoy principalmente es un paraíso para los barcos de recreo que lanzan sus coloridos reflejos sobre las aguas del canal.

Con la pasarela de madera que lo atraviesa, las cabañas y los criaderos de ostras que se lucen a los costas, la torreta roja y blanca al final de su muelle, el puerto du Plomb ofrece un paisaje muy atractivo. Es un lugar privilegiado para los paseos familiares y desde el que se pueden unir todos los caminos costeros. Hay varios establecimientos donde se puede comer y beber.

Aire fresco en el Port du Plomb

Port du Plomb L'Houmeau
© Les Conteurs

 

El puerto de La Pelle en Marsilly, un puerto como ningún otro

Para los caminantes en busca de autenticidad, es un pequeño lugar que crece en ti mismo, un puerto dentro del campo, un lugar perfectamente natural donde no hay más que unos pocos establecimientos donde se pueden comprar mejillones y ostras directamente de los productores y, si así lo desea, sentarse a degustarlos en el lugar. Al fondo, los campos de cereales ondulan con el pasar del viento. Enfrente, el mar presenta toda la variedad de sus matices y al atardecer, sus inolvidables puestas de sol.
No obstante, La Pelle no es un puerto real. No hay barcos amarrados allí, excepto algunas barcazas para los ostreros. Alrededor del puerto de la Pelle, los «carrelets» o pontones son realmente una muestra del arte de la pesca y unos hermosos emblemas de las costas de Charente que avanzan sobre el agua.

De Esnandes a Marsilly
Los mejores lugares para ver la puest de sol

Port de La Pelle Marsilly
© Baptiste Rannou

 

Encuentre los pequeños puertos de La Rochelle en el mapa

Plateau fruits de mer
Fred Le Lan

Prueba el marisco

Frescura y sabor a mar

Los pequeños puertos escondidos en los pliegues de la costa calcárea reflejan la historia de la vida marina dedicada a la producción de ostras y mejillones. Disfruta de tu paseo para degustar, cómodamente sentado frente al mar y experimentando un momento totalmente intemporal. ¡Ve y disfruta!

A cada uno su estiloRecomendados para ti

En familia, en pareja o en solitario... Encuentra las ideas recomendadas para satisfacer todos tus deseos.