Tres pequeños puertos en la desembocadura del río

Port du Plomb à l'Houmeau
Les Conteurs
favorite_border

La costa, entre la historia y la tradición...  

En el puerto de Loiron, en Angoulins, el encanto de las cabañas

Emergiendo de una pequeña rada protegida, el puerto de Loiron ofrece una atmósfera pintoresca con las cabañas, que nos hablan de una antigua actividad ostrícola. En estos refugios construidos con casi cualquier cosa, las mujeres de antaño se separaban y clasificaban las ostras. Después, se mantuvieron y conservaron gracias a los amantes de este lugar. Ellos ordenan sus artes de pesca, las sillas y las mesas plegables, listas para recibir con el buen tiempo a los vecinos y amigos para hacer un picnic o preparar la típica «éclade» de mejillones. Esta ocupación proporciona al lugar una atmósfera acogedora, un estilo de vida que pueden sentir los paseantes. 
 

El puerto du Plomb, entre L’Houmeau y Nieul-sur-Mer, toda una historia

Es el puerto más antiguo de Aunis. Es aquí donde el Go, un riachuelo costero de la fachada atlántica, desemboca en el océano. El río Go atraviesa así el municipio de Nieul-sur-Mer, su pueblo de Lauzières con sus blancas fachadas, sus malvas reales y sus callejuelas similares a las de enfrente, en la isla de Ré, para llegar al mar al final de un canal, que establece la frontera entre Nieul-sur-Mer y L'Houmeau.

Mucho antes de que La Rochelle erigiera sus famosas torres, el puerto du Plomb alojaba en el siglo X las naves, que transportaban el trigo y el vino del territorio interior. A continuación, fue un puerto pesquero y, luego, un puerto ostrícola, y ahora es principalmente un puerto para embarcaciones de recreo, que reflejan sus vivos colores en las aguas del canal.

Con su pasarela de madera que lo franquea, las cabañas y los criaderos de ostras repartidos por la costa, y la torre baliza de color rojo y blanco que señala el final del espigón, el puerto du Plomb ofrece un atractivo paisaje. Este un lugar de paseo para las familias, desde el que se accede a los senderos litorales. Hay varios establecimientos en los que se puede comer y beber algo.
 

El puerto de La Pelle, en Marsilly, no es un puerto como los demás

Este lugar es ideal para los paseantes que buscan la autenticidad: un puerto situado en el campo, totalmente natural, donde solo encontrarás algunos establecimientos donde comprar mejillones y ostras directamente al productor y, si lo deseas, degustarlos allí mismo. En el interior, ondulan los campos de cereales. Enfrente, el mar presenta toda su variedad de colores al caer el día, con unos atardeceres inolvidables.
La Pelle en realidad no es un verdadero puerto. Ningún barco se amarra, salvo las barcas de las faenas ostrícolas. En todo el puerto de La Pelle avanzan sobre el agua los carrelets, los pontones que constituyen por sí mismos unas artes de pesca y son un bonito emblema de la costa charentesa.

Plateau fruits de mer
Fred Le Lan

Prueba el marisco

Frescura y sabor a mar

Los pequeños puertos escondidos en los pliegues de la costa calcárea reflejan la historia de la vida marina dedicada a la producción de ostras y mejillones. Disfruta de tu paseo para degustar, cómodamente sentado frente al mar y experimentando un momento totalmente intemporal. ¡Ve y disfruta!

A cada uno su estiloRecomendados para ti

En familia, en pareja o en solitario... Encuentra las ideas recomendadas para satisfacer todos tus deseos.